miércoles, 22 de diciembre de 2010

El Faro

El portal de El Faro



Con el nombre de "El Faro" -por la tienda que albergaba en sus accesorias- pero también como la casa de don Domitilio Alcántara o más recientemente de don Gonzalo Ruiz (en cuya descendencia aún se conserva), se conoce a la casa que se encuentra el la esquina de la Plaza de la Constitución y Plazuela José María Sánchez y Sánchez. Se trata de un inmueble formado por construcciones de diversas épocas que se fueron yuxtaponiendo, si bien su aspecto exterior, bastante homogéneo, quedó definido a principios del siglo XX. Su parte más antigua, empero, se remonta al siglo XVIII y debió ser en ese entonces una casa de importancia, ya que conserva vestigios como la hermosa portada barroca del cuarto esquinero.



Fachada con ventanas tapiadas hacia la plazuela José María Sánchez y Sánchez.



Cubo del zaguán de la puerta que da hacia la misma plazuela.



Según parece deducirse de diversos documentos del archivo municipal, esta casa era originalmente más reducida, pero las autoridades le permitieron ocupar un espacio de la plaza José María Sánchez y Sánchez, frente a la Casa del Puente, en el que existía un socavón utilizado sólo como basurero. Ello redujo naturalmente las dimensiones de la plaza y dio al portal de la Casa del Puente el carácter de pasadizo hacia la Calle de Iturbide que originalmente no tenía. La casa de El Faro ganó así regularidad en sus tres fachadas. Al interior del inmueble, en cambio, la articulación de espacios se hizo todavía más extraña, aunque en términos generales sus principales habitaciones se distribuían alrededor de dos espacios abiertos: un pequeño patio irregular al sur y un pequeño patio porticado más antiguo al norte.



Al fondo, la casa de El Faro en la década de 1960. Nótese su cubierta a un agua que fue modificada en 1974.



Uno de los pilares de la casa en este detalle de una fotografia de la década de 1930. Nótese que la casa mostraba sus muros de piedra aparente.



La casa desde la torre de la parroquia en 1959. Aquí ya muestra sus acabados de colro rosado con los que llegó hasta el año de 1974.



El cuerpo principal del edificio lo forma el área de accesorias, como corresponde a un edificio con vocación comercial. Los vanos de estas accesorias están exornados con portadas de cantera rosa con jambas y dintel dentado, ligeramente curvo este último, y clave resaltada. Por el lado de la plazuela José María Sánchez existe un acceso para carros que, aunque comparte el reslte en la clave, está hecho de otro tipo de cantera. Por el lado de la Plaza de la Constitución existe una pequeña portada de piedra muy sencilla en el mismo plano de las otras, y la portada barroca que ya mencionamos arriba en el pequeño cuarto que se prolonga unos metros hacia el oriente. En este costado existe un portal con cuatro columnas de mampostería de cantera blanca a las que en 1974 se les agregaron las lamentables molduras de ladrillo para uniformarlos con los portales de la Casa de los Lara Mondragón y de El Triunfo. En esta época también, se modificaron las cubiertas de las accesorias, de modo que se formó una techumbre de teja de dos aguas donde antiguamente era de sólo un agua.



Portal de la casa hacia la Plaza de la Constitución.



Al interior de la accesoria principal existe el único mueble de tienda antiguo que se conserva en la Plaza de la Constitución de Aculco y posiblemente el último en uso en todo el pueblo. De una gran senzillez, su principal adorno es la balaustrada que lo corona.



Detalle de una de las portadas dentadas de principios del siglo XX.



Interior de la tienda.



Portada del siglo XVIII que mira hacia la Plaza de la Constitución



Si bien el exterior de la casa de El Faro luce impecable y la instalación de nuevos comercios ha respetado los antiguos vanos en sus dimensiones e integridad, el interior del edificio (con excepción de las propias accesorias) se halla en un estado próximo a la ruina. Algunas zonas, como el segundo patio, se encuentran totalmente invadidas por la maleza mientras una buena parte de las habitaciones han perdido sus techos de teja. Grandes hoyos se advierten en las cubiertas aquí y allá, sin que se perciba la mínima intención de repararlos o, por lo menos, detener el deterioro. Si esta situación se prolonga durante más tiempo, seguramente en pocos años restará de esta casa poco más que su fachada.





Dos vistas del deterioro de las techumbres de teja de esta casa. Se observan también algunos vestigios del color que mostraba en su fachada hasta la remodelación de 1974. En la foto inferior, al fondo, el caos arquitectónico de las casas construidas en las últimas dos décadas en la Calle de Abasolo.

1 comentario:

  1. La foto del cubo de zaguán es un poema, ya por el arquito, ya las “ruinas que ves”o por las…serán buganvilias, que en Aculco escuchaba llamarlas camelinas. Esta foto la usaste antes y ahora sin duda me convencí que con el fondo amarillo le hace perder mucha de su expresión pero aún así la imagen sigue diciendo mucho. ¡qué foto!, ¡qué foto! y por qué no :¡qué fotógrafo!

    Por su céntrica ubicación y aunque es un inmueble, me hizo pensar en esos toros verdaderamente bravos que se niegan a una muerte indigna en las tablas y, tambaleantes, se van a los medios a morir.

    Y esa portadita dieciochesca, ¡qué cosa! y me avergüena un poco decirlo pero ¿me creerás que no la recuerdo? (lo sé, no tengo perdón). Así que, gracias también por esa otra foto.

    ResponderEliminar