jueves, 5 de febrero de 2009

El Molino Viejo

La historia del "Molino Viejo" parece remontarse al año de 1622, cuando los habitantes de Aculco obtuvieron la merced para construir un molino en tierras de la comunidad. Este edificio se encuentra un poco apartado del casco histórico del pueblo, al otro lado del arroyo que corre a mitad de la vega y justo en donde entronca el camino que comunica a Aculco y Gunyó con "La Calzada", o "La Ceja", hermosa vía bordeada de cedros que llevaba precisamente del "Molino Viejo" a la hacienda de Cofradía, y que fue construida cuando ambas propiedades pertenecían al mismo dueño, Macario Pérez Sr. (suegro de Francisco I. Madero), a fines del siglo XIX o principios del XX.

"La Ceja" o "La Calzada", camino bordeado por cedros trazado por don Macario Pérez para comunicar sus propiedades del Molino Viejo y la hacienda de Cofradía.

Hasta los años de 1940 ó 1950, el molino tenía el aspecto de un viejo y destartalado caserón de dos plantas y cubiertas de teja a dos aguas. Frente a él, aprovechando un desnivel del arrroyo en el que se formaba una pequeña cascada natural, se había construido una represa (cuya cortina subsiste) de la que partía un pequeño acueducto con arcos que conducía el agua hasta la gran rueda hidráulica que movía la maquinaria. Pero en aquellos años su nuevo propietario, don Mateo Espinosa (hermano de don Ignacio Espinosa, filántropo y epónimo de la cabecera municipal) realizó en él importantes reformas para que, sin perder su rusticidad y encanto, sirviera de cómoda residencia. De esa época data la gran entrada principal y su portón casetonado de cedro, los corredores interiores con columnas de madera (al estilo de los porches de la arquitectura sureña de los Estados Unidos), el arreglo del jardín y las grandes huertas de peras, manzanas y otros frutos en las tierras vecinas al edificio.

Acceso principal al Molino Viejo. Entre grafiti, construcciones parásitas y arbustos resecos, el hermoso portón de cedro apenas destaca.

De las manos de los Espinosa, el "Molino Viejo" pasó a las de don Alfonso Díaz de la Vega y, de las suyas, a unos inversionistas que le compraron esa y muchas otras fincas que le pertenecían en Aculco, en los años 80. Desde entonces, "El Molino" ha estado alternativamente ocupado por arrendatarios o en el abandono, lo que ha provocado el deterioro que ya acusa en muchos de sus rincones.

Para mayor daño, el arroyo comenzó a ser utilizado formalmente para el desalojo de aguas negras en 1974, cuando se construyó el drenaje de la cabecera municipal y todos los desechos fueron conducidos hacia esa corriente, que los llevaba a cielo abierto. Hace muy pocos años intentó corregirse esta situación, grave por la contaminación y malos olores que producía -especialmente en tiempo de secas-: se construyó un nuevo drenaje cerrado, que corre paralelo al arroyo y que lleva las aguas negras hasta una planta de tratamiento construida en un terreno aledaño a "La Ceja". Lo lamentable es que esta planta se encuentra parada y a partir de ella las aguas contaminadas vuelven a correr a cielo abierto desde ese punto hasta llegar a la presa de Cofradía.

Como sea, para todos aquellos que pudimos ver todavía correr esas aguas limpias y precipitarse formando una cascada frente al Molino, en aquel rincón hermoso por su fronda y por el histórico edificio asentado a su vera, el abandono actual no puede ser más deprimente. Sin duda es uno de los puntos de Aculco que fueron más hermosos hasta hace poco más de treinta años, y que hoy se encuentran más degradados.

Como casi cada rincón del pueblo, el "Molino Viejo" tiene su leyenda: para evitar que los niños entraran a las huertas a comer la fruta, don Mateo Espinosa propagó el cuento de que en esa zona habitaba un extraño ser, al que yo imagino como un fauno, llamado "El patas de burro". No sólo los niños se creyeron la historia, sino aún muchos adultos, que pensaban que el grito de los pavorreales que vagaban por sus jardines era el reclamo de aquella criatura.

Desafortunadamente, no cuento con imágenes actuales del "Molino Viejo", pero van algunas fotos viejas que seguramente les parecerán interesantes.

Esta fotografía muestra el aspecto general del "Molino Viejo" hacia 1870 ó 1880. Se trata de una de las fotografías más antiguas de Aculco. Los personajes que aparecen portan todavía tradicionales sombreros de chinaco, anteriores al jarano de copa alta popularizado en los últimos años del siglo XIX. Nótese el acueducto y la construcción con sólo dos plantas.

Don Mateo Espinosa colocó el letrero "Quinta Molino Viejo" al reformar el edificio, como se observa en esta fotografía de los años 50. Nótese la planta agregada sobre las antiguas, así como los corredores que asoman tras el cuerpo principal de la construcción. Obsérvese también que en esa zona ha desaparecido el ala perpendicular, cubierta de teja, que se ve en la fotografía previa.

Esta fotografía es de los mismos años de la anterior y ofrece una vista del "Molino Viejo" desde el inicio de "La Ceja". Nótese la frondosidad de los ailes, tepozanes y otros árboles que rodean al edificio. A la derecha, entre el peatón y el jinete, se ve un machón del puente cruza el arroyo.

4 comentarios:

  1. Buenas fotos, agradezco de antemano.

    ResponderEliminar
  2. BUENOS Y CERTEROS COMENTARIOS.

    GRACIAS POR HACER USO HONESTO DE LOS COMENTARIOS Y NO MAL INFORMAR A LA GENTE.


    ESTA ES Y HA SIDO LA VERDADERA HISTORIA DEL MOLINO VIEJO.

    Y CREO QUE LO SEGUIRA SIENDO ASI HASTA QUE UN DIA LLEGE A ACULCO NUEVAMENTE UN FILANTROPO DEL MISMO APELLIDO, PARA RECUPERAR Y REMODELAR ESTA CONSENTIDA PROPIEDAD.

    ESTA PROPIEDAD APARTE DE UNA LEYENDA DEJO UN SINDROME EN UNA FAMILIA, SINDROME COMENTADO POR ISIDRO FABELA, HANK GONZALEZ, JIMENEZ CANTÚ,SALVADOR SANCHEZ COLIN, ALFREDO DEL MAZO VELEZ, MAYOLO DEL MAZO ALCANTARA,LLAMADO
    "EL SINDROME DEL MOLINO VIEJO"

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches:

    De verdad muy interesante todo lo que encierra un legado historico y cultural de nuestro México, incluso a partir de una propiedad legendaria como lo fue "EL MOLINO VIEJO". Les agradecería si me explican a que se refiere "el sindrome del molino viejo".
    Un servidor vivió ahí en los años sesenta pues mi abuelo fue Don Mateo Espinosa.
    Ademas me gustaría enriquecer esta Historia con fotografias de esa epoca y anteriores, de las personas que lo habitamos y del mismo Molino ,de verdad muy interesantes. Espero respuesta y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. nosotros podemos dar algunas fotos del molino, cuando era propiedad de mi abuelo Alfonso Díaz de la Vega

    ResponderEliminar