miércoles, 20 de diciembre de 2017

Mi madre

Mi madre Teresa Bayón y Arciniega ha muerto. ¿Qué más puedo decir?

Sé bien que este blog dedicado a la historia y el patrimonio de Aculco no es lugar para hablarles de ella, de lo que significó para mí, pues ambas cosas trascienden por mucho al estrecho ámbito de nuestro pueblo. Sólo quiero expresar que en cada texto que han leído ustedes aquí, en cada descripción, en cada historia e interpretación de una fotografía, hay mucho de su espíritu, de su forma de ver el mundo, hasta de su forma de hablar.

No quiero decir más, quizá escriba algo cuando duela menos. Les dejo aquí tres fotos suyas en Aculco, un par de su juventud y la última que le tomé el pasado mes de abril.

3 comentarios:

  1. Y más que nunca, cuando pase ese dolor, que en cada línea escrita, resurja en usted ese espíritu y siga viendo a su pueblo, con esa mirada que le antecedió y hablando de él, con esa voz que lo arrulló.

    Sinceramente, le acompaño en su dolor. Fuerza

    ResponderEliminar
  2. La familia y los amigos también conforman la esencia de los pueblos.

    Paz y Fuerza

    ResponderEliminar