martes, 17 de febrero de 2009

Pinturas murales de Ernesto Icaza V

Continuaremos hablando ahora, como en nuestros últimos posts, de los murales de Ernesto Icaza en la hacienda de Cofradía, en el municipio Aculco. Esta vez toca el turno a los murales 7 y 8, que retratan escenas completamente distintas una de la otra: el asalto a una diligencia, en el caso del primero, y un grupo de charros descansando a campo abierto, en el segundo.

Mural 7

Quizá esta es la pintura más original de todas las que componen el conjunto de murales de Icaza en la hacienda de Cofradía, pues no tenemos noticia de que el charro pintor tratara el mismo asunto del asalto a una diligencia en ninguna de sus obras. Esto resulta interesante pues Icaza solía retomar temas, adaptarlos e incluso repetir las posturas de sus personajes, ganado y cabalgaduras, lo que no parece haber hecho en este caso, por lo menos en lo que se refiere al asunto principal.



El escenario es un camino que discurre entre suaves lomeríos. La diligencia, que baja una pequeña cuesta y es tirada por cinco mulas bayas, es sorprendida por una partida de asaltantes a pie y a caballo. El cochero ha bajado las manos y lleva las riendas flojas, mientras el sota desde el pescante parece dirigir su mirada hacia los asustados pasajeros que se asoman inquietos por las ventanillas.



Un charro a pie, vestido de gamuza, sombrero de palma y embozado refrena a las mulas delanteras, mientras otros dos embozados a caballo se acercan por ambos flancos al vehículo. El del fondo, montado en un tordillo, va pistola en mano; el del frente, en un precioso caballo colorado dosalbo trasero, con silla de tapaderas, se acerca a la portezuela.



Viniendo sobre el camino, un charro que cubre su rostro con una bufanda, montado en un alazán y que está a punto de sacar un rifle colgado debajo del estribo, se acerca al grupo. Más adelante, otro charro, jinete en un caballo retinto parece vigilar. Mientras tanto, cinco personajes más se hallan a la vera del camino: un hombre a pie, vestido de manta y con un arma larga en la mano (¿o es un palo?), tres hombres que apenas asoman tras los arbustos y un charro a caballo que sale de entre los árboles. Un caballo alazán en la lejanía completa la escena.





En realidad, este episodio resultaba un poco anacrónico en la época en la que fue pintado. Ciertamente, las diligencias habían tenido mucha importancia en esta zona, atravesada en un gran trecho por el Camino Real de Tierra Adentro, y en la cercana hacienda de Arroyozarco se encontraba uno de los más importantes mesones de esta ruta. Pero las diligencias habían dejado de correr entre las ciudades de México y Querétaro desde la década de 1880, reemplazas por el ferrocarril. Y aún cuando Icaza quizá intentara reproducir una escena antigua, las ropas de los personajes pertenecen no a aquellos años, sino a las primeras décadas del siglo XX.



Este mural aparece completo en la obra de Ortiz Macedo y ligeramente recortado en la de Xavier Moyssén.



Mural 8

En este mural, semejante en sus dimensiones al 7, aparece un paisaje que bien podría ser continuación del mismo. Pero no hay aquí una escena violenta, como en el anterior, sino sólo un grupo de charros resposando. Aparentemente, son sólo unos vaqueros al cuidado de las pocas yeguas y mulas que aparecen al fondo. Pero hay algo inquietante en el conjunto: el jinete en un caballo tordillo que aparece de espaldas al extremo derecho de la obra, recibiendo de manos de un charro a pie en mangas de camisa una botella de licor, y curiosamente de espaldas, lleva una bufanda como aquellas con las que se embozan los asaltantes del mural 7. Y los cuatro charros que descansan junto a un sarape extendido en la yerba, ¿sólo descasan? ¿juegan cartas? ¿acaso se reparten un botín..?



Tal vez éstas son conjeturas erradas, pero el mural 8 bien podría representar a un grupo de bandoleros descansando tras un asalto... o podría ser sólo un grupo de arrieros o vaqueros reposando de sus labores cotidianas, como ha sido interpretado generalmente. Así lo hizo, por ejemplo, Xavier Moyssén, en cuyo texto se incluyó este mural, aunque impreso alrevés, con el título "Descanso en el campo".

1 comentario:

  1. Ha sido una verdadera delicia leer su blog sobre los murales de la Hcda de la Cofradia. Ha escrito ud. Mas acerca de los charros y el arte que inspiraron?
    Gracias RDS

    ResponderEliminar