lunes, 27 de febrero de 2012

La escuela "Venustiano Carranza" (hoy Casa de la Cultura)

La escuela Venustiano Carranza en la década de 1960, cuando era ya secundaria.

Hace algún tiempo, escribí en este blog sobre el antiguo palacio municipal de Aculco y los restos que sobreviven (seguramente ya por poco tiempo) en la calle Juárez y su esquina con Pípila. Hoy toca el turno de hablar del edificio que se erigió ocupando la mayor parte del solar de aquella construcción, el de la Escuela Venustiano Carranza, actualmente Casa de la Cultura de Aculco.

El edificio en nuestros días.

Como recordarán los lectores de Aculco, lo que fue y lo que es, la vivienda que existió en este sitio era conocida como la "Casa de Ejercicios" y perteneció al padre Nicolás Basurto, quien la entregó en préstamo a la corporación municipal desde mediados del siglo XIX. En 1875, su hijo y heredero el licenciado Nicolás Basurto, permitió que el préstamo continuara y fue hasta enero de 1884 que el Ayuntamiento adquirió formalmente esta propiedad en 400 pesos. La descripción que entonces se hizo de este inmueble nos habla de sus grandes dimensiones, pues incluía "trece piezas (cuartos), dos cocinas, patio y corral", sus linderos eran "al norte con la señora Trinidad Montes de Oca" (las casas de los Alcántara Terreros y Ñadó), al sur "con el callejón que va hacia la hacienda de Ñadó" (Pípila), "al este con la Calle del Águila" (Juárez), al oeste con la "calle del Calvario" (Manuel del Mazo).

Escolares aculquenses hacia 1917.


Por lo menos desde 1875, este edificio albergaba la "escuela nacional", al parecer sólo para niños varones ya que años después el Ayuntamiento cedió otra sección para que fuera ocupada por la "academia de niñas de la cabecera", bajo la dirección de la profesora Micaela Canal. Así reunidas en el mismo inmueble que ocupaba la presidencia y sus oficinas, continuaron funcionando las escuelas públicas de Aculco por cerca de medio siglo más, aunque su carácter de escuelas elementales (con sólo tres o cuatro grados) obligó a algunos padres de familia a organizarse para establecer un par de escuelas privadas -cuya historia detallada desconozco-, en las que los niños podían terminar la primaria completa sin salir del pueblo.

Don Napoleón Lara Rodríguez, director de la escuela primaria de Aculco entre 1945 y 1952.

Hacia 1945, fue nombrado director de la Escuela Primaria Elemental de Aculco el profesor Napoleón Lara Rodríguez. Casi de inmediato, Lara inició las gestiones para que su escuela incluyera también la primaria superior hasta el 6o. grado, lo que se alcanzaría sólo en 1948. También, y en estrecha colaboración con el Ayuntamiento, elevó una petición al gobernador Alfredo del Mazo para que la institución pudiera contar con un edificio "nuevo y funcional". Aceptada la idea por el Gobierno del Estado, las autoridades aculquenses, quizá con exceso de entusiasmo, decidieron donar para el proyecto no sólo el área ocupada de tiempo atrás por las escuelas sino prácticamente todo el edificio municipal, quedando así el Ayuntamiento sin sede fija por varios años, hasta que le fue cedida la Casa del Quisquémel en la década de 1950. El antiguo edificio municipal, datado por una inscripción en 1787 y que se encontraba algo dañado desde el terremoto de 1912, fue demolido entonces y en su lugar se levantó la nueva escuela denominada "Venustiano Carranza".

Plano del edificio, con la distribución que corresponde a su transformación en Casa de la Cultura en 1996.

Acceso principal al inmueble.

El edificio escolar, al que ya difícilmente podemos llamar nuevo pues acaba de cumplir 65 años, se levantó sobre un área de 1,760 metros cuadrados. El autor de diseño, al mismo tiempo que creó un edificio moderno, soleado, ventilado y funcional (de hecho, el primero en Aculco que hizo uso extenso del concreto armado en sus cubiertas) asumió con gran sensibilidad la tradición constructiva local en sus materiales, proporciones y elementos ornamentales. El acceso principal sobre la calle Manuel del Mazo (que siempre he creído que se inspiró en algún detalle del antiguo edificio, o que incluso tal vez reutilizó un marco de cantera procedente de él), resulta así una elaboración discretamente neobarroca, con un marco en forma de H a la manera del siglo XVIII, cornisa mixtilínea, un par de almenas flanqueando el remate adornado con róleos, labrado como para albergar un escudo. En sus ventanas de cerramiento curvo, la piedra blanca presta un toque identificable inmediatamente como propiamente aculquense en construcciones adyacentes, como las Casas de la Palma, que utilizan profusamente este material.

Fachada del auditorio anexo a la antigua escuela.

Al fondo del patio y con su fachada principal hacia la calle Pípila, se levantó el auditorio escolar anexo, que también hizo las veces por muchos años de teatro y cine del pueblo. En su elaborada cornisa, también de piedra blanca y perfil mixtilíneo con arcos invertidos, es posible ver la influencia del muro atrial de la parroquia, pero también la de una construcción civil ya desaparecida, la Casa de los Mondragón Buenavista, que se encontraba casi frente a la escuela y tenía un remate similar. (Si quieres ver unas fotos del interior de este auditorio puedes pinchar aquí).

El auditorio con su coronamiento en forma de arcos invertidos destaca en esta vista de Aculco desde la torre de la parroquia.

La escuela Venustiano Carranza fue inaugurada con un gran festejo por el presidente de la República, Miguel Alemán Valdés, y el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Vélez, el día 6 de enero de 1947. Fue en esa misma fecha cuando la antigua Calle del Calvario, después llamada asimismo Calle de don Francisco Morales, fue bautizada con el nombre de Manuel del Mazo, en honor al padre del "señor gobernador"; un ejemplo de la abyección a la que llegaban las autoridades municipales en los tiempos más "gloriosos" del PRI y de la que no ha podido desprenderse todavía nuestro país.

En septiembre de 1959, nuevamente por gestiones de don Napoleón Lara, se creó la Escuela Secundaria "Venustiano Carranza" por Cooperación en el mismo inmueble de Manuel del Mazo y Pípila. La escuela primaria, ahora con el nombre de "Isidro Fabela", fue trasladada a unas instalaciones mucho más amplias ubicadas justo donde termina el pueblo de Aculco y comienza el Barrio de la Soledad. La secundaria se mantendría ahí hasta septiembre de 1986, cuando se le mudó a un nuevo plantel en el Barrio de San Jerónimo, a espaldas del Mercado Municipal, mientras que en el viejo edificio se instalaba esta vez la Escuela Preparatoria.

Folleto repartido en la inauguración de la Casa de la Cultura en 1996.

En 1996, finalmente, se concluyó un nuevo edificio para la Preparatoria en lo que había sido el rancho de Las Conchitas y así, la escuela que vio pasar generaciones de niños y jóvenes aculquenses en distintos niveles educativos fue atinadamente destinada a Casa de la Cultura, albergando también el Archivo Histórico Municipal y alguna otra dependencia oficial. Ya con esa nueva vocación, se reinauguró el 10 de diciembre de 1996, por el gobernador César Camacho Quiroz, Jorge Guadarrama, director del Instituto Mexiquense de Cultura, Efrén Reyes Hernández, presidente municipal, y la maestra Eloisa Uribe Morales, primera directora de la Casa de la Cultura.

Escudo de la Casa de la Cultura de Aculco al fondo del patio.

2 comentarios:

  1. hace como 20 dias entre a su pagina y estaba un escrito sobre el enbarcadero en la presa huapango pero no lo localizo en sus publicaciones me pueden ayudar porfa

    ResponderEliminar
  2. El texto que buscas acerca del embarcadero está en http://elaculcoautentico.blogspot.com/2010/06/el-embarcadero-de-el-azafran.html?m=0

    ResponderEliminar