jueves, 24 de diciembre de 2009

Vestigios del siglo XVI

Más allá de la distribución de los espacios del antiguo convento de San Jerónimo Aculco (iglesia de una nave con fachada hacia el poniente, amplio atrio, capillas posas, claustro al sur del templo y huerta), son muy pocos los vestigios materiales del siglo XVI que han llegado a nuestros días. Ello se debe muy probablemente a que la obra primitiva de este recinto debió ser muy sencilla -ya que se trataba entonces de un asentamiento de importancia menor- y fue desapareciendo en las sucesivas construcciones y reconstrucciones que a partir de fines del siglo XVII le fueron dando el aspecto que tiene hoy en día.

A pesar de esto, aún existen algunas pocas piedras que por sus formas o por la calidad de sus labrados se pueden identificar como pertenecientes a la centuria de la fundación del establecimiento franciscano de Aculco. Esta vez llamaremos la atención sobre dos de ellas que se encuentran fuera de todo contexto, tiradas en lo que fuera la capilla de la Tercera Orden.

Almena o remate en forma de flor de lis, en Aculco.

La primera de estas piedras es una especie de remate o almena en forma de flor de lis, de unos 50 centímetros de altura, elaborada en una piedra rosa muy suave, que actualmente se encuentra rota y recargada en uno de los contrafuertes del templo parroquial. Más allá de que evidentemente tuvo una posición vertical y que debió haber estado encajada en una base de piedra o mampostería (a lo cual se debe el estrechamiento de su parte inferior), las posibilidades de su uso concreto son múltiples. Puede tratarse, por ejemplo, de parte de una crestería de aspecto gótico o renacentista como la que todavía conserva la capilla abierta del convento de Epazoyucan, Hidalgo. O quizá sirvió de remate a los contrafuertes del antiguo templo, como las flores de lis que se observan en la fachada del templo de san Juan Bautista de Coyoacán.

Capilla abierta de Epazoyucan. Nótese la crestería formada por flores de lis semejantes a la de Aculco.

Crestería con flores de lis, muy elaborada, del claustro de San Juan de los Reyes, Toledo.

Contrafuerte de la parroquia de San Juan Bautista de Coyoacán, rematado también con una flor de lis.

La segunda piedra es un dintel monolítico de piedra rosada, con una escotadura que le da la apariencia de arco conopial, como aquellos que abundaron en los estilos gótico flamígero y el gótico isabelino, y que en sus versiones novohispanas todavía podemos ver en algunos claustros del siglo XVI de la zona, como los de Huichapan y Tecozautla. A uno y otro lado de la escotadura pueden verse los monogramas de Jesucristo y de la Vírgen María. Seguramente, como los ejemplos coetáneos que subsisten en su lugar original, formaba parte de la portada de piedra de alguna habitación importante en el claustro de aquel viejo convento desaparecido.

Dintel conopial en Aculco.

Portada conopial en la planta baja del convento de San Mateo Huichapan, Hgo.

Portada conopial en una habitación de la planta alta del claustro del convento de Santiago Tecozautla, Hgo.

Aunque estos vestigios aculquenses del siglo XVI son menores, su importancia para la historia del poblado y el estudio de su desarrollo arquitectónico es primordial. Ojalá algún día se les tenga mayor aprecio y se les conserve en un lugar adecuado en el interior del convento, como testimonio que son del origen de San Jerónimo Aculco.

1 comentario:

  1. Saludos, Arquitecto y felicidades, uno por el interesante artículo, otro por el año que inica.

    Una pregunta: Leo en un antiguo libro de 1769 que se menciona el paso de un personaje por Arroyozarco, luego anota la granja del Cuervo, a 5 leguas de distancia, más adelante llegará a San Juan del Río. ¿Subsiste algo en ese lugar del Cuervo? ¿Era paso del Camino Real?

    Mil gracias por mantenerme en tu lista de recomendaciones.

    Benjamín Arredondo.

    ResponderEliminar