jueves, 25 de septiembre de 2008

¿Nueva vida para Rancho Viejo?

La finca conocida como Rancho Viejo era en realidad una fracción de la hacienda de San José del Jazmín. Fue desligada de esta gran propiedad hacia 1880, cuando pasó a manos de Jesús María Monroy, hijo de don Ricardo Monroy, propietario de la hacienda.

Su casa principal, construida en sillería de tepetate, presenta características que la distinguen de otras haciendas cercanas, como Ñadó y El Jazmín. Se trata de un edificio compacto,con dos viviendas gemelas, que se yergue al pie de una loma muy cerca del extremo sur de la Presa de Ñadó, entre ésta y la Carretera Panamericana en su tramo entre Acambay y Aculco. Sus muros, sólidos y casi ciegos, se desplantan sobre un terraplén que sobresale en talud en sus lados norte y oriente, siendo este último viento hacia donde abre su fachada principal.

Las habitaciones principales se hallaban cubiertas de bóvedas aligeradas con elementos de cerámica, muy poco usuales en la región, mientras que el resto de las techumbres eran de teja. El aire austero del edificio se acentuaba con un par de torreones cilíndricos con aspilleras en el muro poniente.


Hacia la segunda mitad de la década de los 40, Francois Chevalier tomó esta fotografía de Rancho Viejo para incluirla en su libro "La formación de los latifundios en México". Se puede observar como única señal de deterioro la caída de una parte del lienzo de su muro poniente.


Cinco décadas más tarde, en 1992, Javier Romero Quiroz publicó esta fotografía en su libro "Acambay, fragmentos históricos". El edificio lucía abandonado, acusando el deterioro varias techumbres caídas y el derrumbe de una gran parte del muro sur.


Hace unos años, Rancho Viejo fue vendido y su actual propietario inició su recuperación. La muralla y los torreones lucen renovados, aunque a éstos últimos se les ha dado un poco más de altura. Las bóvedas se observan restauradas, pero los techos de teja han sido eliminados casi por completo. De igual manera, han desaparecido varios muros interiores y se han construido otras nuevas paredes, con lo que se ha perdido la evidencia de las dos viviendas gemelas.


Fotografía satelital que muestra la distribución interior original de Rancho Viejo, antes de las recientes modificaciones. Es difícil juzgar a la distancia, pero inquieta la duda. Con estas obras, ¿se está dando nueva vida a las piedras ruinosas de Rancho Viejo o se le está borrando parte de su historia?

ACTUALIZACIÓN, 22 DE MARZO DE 2014

Algunas fotografías de interiores y exteriores de Rancho Viejo, antes de la renovación por la que pasó hace unos años, procedentes del Catálogo de Monumentos Históricos del INAH.

Y acá el resultado de su transformación iniciada en 2008, en la que poco parece haberse respetado de la distribución interior, pese a tratarse de un Monumento Histórico Catalogado por el INAH.

ACTUALIZACIÓN: 3 DE FEBRERO DE 2015.

El misterio de Rancho Viejo se ha revelado: la finca es ahora un criadero de caballos de Pura Raza Española, la "Yeguada González Sánchez".

Pinchando aquí puedes leer algo sobre la historia de esta yeguada, y en Youtube puedes encontrar videos de algunos de los potros que han criado.

2 comentarios:

  1. Es muy interesanta la información que colocas en este blog.
    Me gustaria pudieras enviar tu e-mail, para ver si es posible tambien poner información en www.aculco.com
    Te paso mi correo: jorge.valdes@temascalli.com

    ResponderEliminar
  2. Estoy interesado en mayor información sobre la Hacienda de Rancho Viejo particularmente si está relacionada con algunos hechos históricos y el por qué de sus torreones. Lo que tú tienes es lo único que he encontrado...

    Mi correo electrónico:
    hec.oros2@gmail.com

    Héctor Oropeza.

    Gracias.

    ResponderEliminar