jueves, 22 de diciembre de 2011

Algunas viejas "novedades" sobre la bandera insurgente de Aculco

Dibujo de la bandera de Aculco, publicado en El Mundo el 31 de enero de 1897

En septiembre pasado publiqué en este blog un texto acerca de la bandera insurgente de Aculco que pueden leer oprimiendo aquí. Comentaba entonces que hacían falta más investigaciones sobre la temporalidad, características originiales, simbología y circunstancias de la captura de esta enseña por los realistas. Gracias a la puesta en línea en internet de la Hemeroteca Nacional Digital de México pude profundizar un poco más en la búsqueda de información sobre ella y di con un par de artículos de 1897 y 1910 que aportan algunos datos valiosos, destacando entre ellos la presencia de una imagen de la virgen de Guadalupe que en su estado actual ya no puede apreciarse. A continuación, transcribo algunos párrafos de aquellos textos, comenzando por el más antiguo:



"Una visita al museo general de Artillería"
Publicado en El Mundo el domingo 31 de enero de 1897


Banderas, armas y trofeos

Después de las épocas de aciaga lucha por que atravesó el país desde que el ibero pisó la tierra de nuestros antepasados, hasta hace menos de veinte años, justo y debido era pensar reunir tantos y tantos trofeos de guerra comoexistían diseminados, para conservarlos como reliquias sagradas que a la vez que perpetúen los innumerables actos heroicos de los soldados mexicanos, enseñen a generaciones venideras que nuestro suelo ha sido fecundo en patriotas, que cuando ha corrido riesgo la integridad nacional, han sabido moriri sin medir su debilidad, sin contar el número de sus enemigos y sus elementos de combate, despreciando todos los riesgos y sucumbiendo alguna vez; pero siempre con honra, siempre después de haber luchado con denuedo.
...
El gobierno ha hecho, pues, perfectamente en formar el Museo general de Artillería, comisionando al efecto a veteranos de reconocida instrucción y conocedores de la mayor parte de nuestros episodios guerreros... No hace muchos días hicimos una visita a ese Museo hasta hoy conocido por muy pocas personas y vamos a procurar describir lo más notable de cuanto allí vimos.
...

Las banderas

Nada más hermoso que aquel conjunto de pabellones, guías y estandartes, muchos de ellos hechos girones, descolorados por el tiempo, agujerados por las balas y manchados con la sangre de aquellos que defendiéndolos, tal vez perdieron su existencia.
Son setenta y siete las banderas, y de ellas escogeremos las siguientes como más notables en la imposibilidad de describirlas una a una.
...

Aculco

De la lucha sangrienta sostenida durante once años, para ganar nuestra independencia hay otros recuerdos; entre ellos, la bandera que llevaba el ejército insurgente en Aculco el mismo año de 1810.
En la derrota sufrida, el Ejército español se apoderó de ella y fue recobrada al consumarse la independencia.
Está formada con cuadros de seda de diversos colores y en el centro tiene la inscripción "Infanta Guadalupana" y una imagen que el tiempo ha borrado en parte. En el reverso se ve la inscripción "El dedo de Dios está aquí", y algunas armas aztecas.


Ahora, el texto de 1910, en el que se anunciaba que la Bandera de Aculco sería una de las cinco insignias insurgentes que desfilaría en la "Procesión Cívica" que formaría parte de los festejos del Centenario de la Independencia:



"Las enseñas insurgentes en gran procesión cívica"
Publicado en El País el miércoles 17 de agosto de 1910.


...
El Director del Museo Nacional de Artillería, Teniente Coronel don Manuel Salamanca, hizo ayer la designación de las únicas cinco banderas usadas en la revolución de independencia, que se conservan con gran veneración.
La principal es el lienzo que contiene la Virgen de Guadalupe, tomada por Hidalgo del Santuario de Atotonilco, según unos historiadores, y según otros recogida en las habitaciones del padre capellán del mismo pueblo.
Por orden de importancia siguen la bandera que flameó durante la batalla desastrosa de Aculco, un guión de artillería, que perteneció a Morelos, la bandera insurgente que posiblemente flameó en el sitio de Cuautla, y un estandarte de caballería usado en 1812. Estas son las reliquias que saldrán del Museo de Artillería. Falta por saber si las que existen en el Museo Nacional -entendemos que se guardan unas de Iturbide- figurarán también en la procesión solemne.
...

La bandera de Aculco

Es muy rara por su confección, formadada de cuadrados de seda cosidos de distintos colores, algunos de los cuales se han borrado por la acción de la luz. Las cenefas son también de distintos géneros y colores. Cada uno de aquellos cuadrados tiene en su centro flores de seda blanca que ahora han tomado entonación amarilla.
Se notan restos de haber tenido pintada una Virgen de Guadalupe; en el campo central con letras grandes semiborradas se lee GUADA... y con letras pequeñas diagonalmente inscritas "Digitus Dei".
En el lado opuesto se ven los mismos cuadrados a colores rodeando un espacio en que se ve un cometa, formada su cauda con tela roja superpuesta y cosida y el núcleo una estrella de cinco aristas ribeteadas de negro y además una macana azteca en línea paralela al cometa. La etiqueta del Museo indica que esta bandera, que mide un metro cuarenta centímetros de ancho por uno treinta de alto, perteneció al ejército insurgente y flameó durante la batalla de Aculco ganada por Calleja.


Como puede observarse, parece ser que la bandera de Aculco se deterioró mucho entre 1897 y 1910 -a pesar de estar resguardada en el Museo de Artillería- pues en esos años la Virgen de Guadalupe que llevaba al frente casi desapareció. Por otra parte, el dibujo que acompaña al artículo de 1897 deja ver que en ese mismo frente no existía un espacio libre entre los cuadrados de la orilla y los que forman el marco central, como sí ocurre en el reverso, según se comprueba en la fotografía de Casasola que publicamos antes.

Sobre las leyendas que adornaban la bandera, el de "Infanta Guadalupana" resulta inaudito y me parece que se trata más bien de un error de lectura motivado por el mal estado de las letras. Respecto a la otra leyenda, "El dedo de Dios está aquí" o "Digitus Dei", naturalmente una es traducción de la otra en latín (que, por cierto, pudieron haber estado en ambas versiones, ya que uno de los textos la sitúa al frente y otra al reverso) y corresponden a Éxodo 8: 15, cuando los encantadores del faraón lanzan esa frase ante las plagas que azotan Egipto mientras que a él "se le endurece el corazón". De esta manera, los insurgentes establecían un paralelo de su lucha por la independencia con la liberación de los israelitas y se asumían como plagas que sembraban de calamidades el país ante una autoridad renuente a concedérselas.

Con estos elementos es quizá posible intentar una reconstrucción más aproximada de la bandera de Aculco que la que elaboré anteriormente. Espero poder incorporarla aquí mismo como actualización próximamente.

ACTUALIZACIÓN, 9 de febrero de 2012

El Dr. Moisés Guzmán Pérez me ha enviado una fotografía suya tomada de la reconstrucción (que él considera mala) de esta bandera que se encuentra en el Museo Legialtivo. Pese a todo, siguo teniendo mis dudas sobre la sucesión de los colores en la cuadrícula, pues los de esta reconstrucción no coinciden con los de la pintura de O'Gorman que me sirvió de guía.

Recreación de la bandera de Aculco, de JLB.

Reconstrucción de la bandera de Aculco en el Museo Legislativo.



Nota final

¿Y si la bandera de Aculco no hubiera sido propiamente una enseña guerrera e insurgente sino un puro símbolo religioso? Obsérvese la fotografía que presento aquí, correspondiente al 30 de septiembre de 2008. Como se puede notar fácilmente, un feligrés porta una bandera blanca con cuadrados rojos, semejante a las que también se utilizan en el pueblo en las festividades de Semana Santa.

La misma bandera desfilando el 30 de sepriembre de 2013, festividad de San Jerónimo. Fotografía tomada de la página de la Revista Aculco en Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario