martes, 15 de noviembre de 2011

La plaza de toros Garrido-Varela

La tribuna principal de la Plaza de Toros Garrido-Varela hacia 1930.

En los primeros años del siglo XX, un par de buenos aficionados a la fiesta brava tuvieron la idea de construir una plaza de toros en Aculco. Ellos eran Nicolás Garrido, sastre, y Luciano Varela, ebanista que además amaba el teatro y llegó a dirigir algunas obras presentadas en Aculco. Aunque sus recursos eran cortos, aportaron lo más que pudieron para lograr su fin y consiguieron también entusiasmar a los habitantes del pueblo, que cooperaron con dinero, materiales y mano de obra hasta ver coronados sus esfuerzos en 1903. Desde entonces y hasta nuestros días, a este coso se le llamó popularmente "el toril", aunque su nombre oficial rinde homenaje a aquellos dos primeros entusiastas.

El terreno en que se levantó la Plaza de Toros Garrido Varela era un árido tepetatal nombrado "El Huizache", que se encontraba en el último tramo de la larga Calle del Calvario (desde 1947 llamada Manuel del Mazo), casi frente al Panteón, en el barrio de San Jerónimo. Este sitio pertenecía a don Vicente Buenavista Espinosa, panadero de oficio, quien lo cedió generosamente al pueblo con ese fin.

Registros del censo de 1930. Como habitantes del "lugar nombrado Plaza de Toros" aparecen Vicente y Eustolio Buenavista.

La primitiva plaza debió ser poco más que el muro de piedra blanca que encerraba una circunferencia de unos 44 metros de diámetro -el mismo, por cierto, que tiene la Plaza México- y una tribuna principal, que se levantó en la parte más cercana a la calle. En las décadas siguientes se fueron agregando secciones de graderío -un poco irregulares, con asientos bastante estrechos- hasta que quedó totalmente concluido. A la tribuna principal se le agregó un sencillo barandal metálico (que permanecía ahí hasta hace poco), como protección y para destacar su importancia. Aunque la pendiente natural del terreno obligó a allanarlo, ciertamente el declive de sur a norte del albero fue evidente hasta su definitiva nivelación en el año de 1985.

Miembros de la Asociación Nacional de Charros en la Garrido-Varela, en septiembre de 1961. El tercer jinete de derecha a izquierda es Mariano Ramos, el torero charro, entonces de escasos ocho años de edad.

Prácticamente en ese mismo estado llegó la plaza de toros a la mitad del siglo XX. En esa época se vivía un auge de la charrería organizada en todo México. La primera agrupación charra del país, la Asociación Nacional de Charros, se había fundado en 1921 y ello había señalado la desaparición de la charrería histórica de un campo asolado por la Revolución y la Reforma Agraria, para convertirse en una práctica de carácter en realidad urbano, propia de espacios cerrados, reglamentada y relativamente costosa.

Charros de la Asociación Juvenil, en una charreada de la década de 1960.

Curiosamente, aunque en las primeras asociaciones de charros abundaban los antiguos propietarios de haciendas y otras personas añorantes del Porfiriato, el Estado revolucionario adoptó al charro como estereotipo nacional y contribuyó a su difusión en la República, así como al auge del que hemos hablado líneas arriba. Muy pronto los charros que habían participado en la Revolución empezaron a formar parte también de aquellas primeras asociaciones y a codearse con los antiguos porfiristas. El cine mexicano de la época, con sus comedias y dramas rurales, ayudó también a impulsar la figura del charro y el arte de la charrería.

Vista general de la plaza en 1973, al fondo, a la derecha, destaca la parroquia.

La primera escaramuza charra que existió en Aculco, durante su presentación en 1981. Al fondo asoma la capilla del Perpetuo Socorro.

La Garrido-Varela hace pocos años. La plaza ha ganado el anillo, los cajones de jineteo y la caseta de jueces, la capilla del Perpetuo Socorro luce una nueva torre... y la publicidad ha recuperado espacio en sus muros después de ser expulsada desde la década de 1960.


El modelo de las asociaciones de charros se difundió -irónicamente- desde las ciudades hacia el campo en que habían tenido su más remoto origen. La primera de estas agrupaciones en ser fundada en Aculco fue la "Asociación Regional de Charros del Norte del Estado", hacia 1944. Sin embargo, para 1952 se decía que se encontraba "desorganizada y se trataba de reorganizarla con elementos que no son ni originarios ni vecinos de esta población". Luego, en 1960, surgió la "Asociación Juvenil de Charros de Aculco" y en 1964 la "Asociación de Charros de Aculco". Desde entonces no sólo se han multiplicado en este municipio los aficionados a la charrería, sino el número de asociaciones y lienzos charros para practicarla.

Pero estoy desviándome ya del punto central de este post, que es la historia material del coso principal de Aculco y no la de las asociaciones de charros o los toreros que pisaron la arena aculquense, temas que queremos tratar con detalle en otra ocasión. Por ahora, sirva esta introducción para explicar que, si bien la Plaza de Toros Garrido-Varela se utilizó naturalmente desde un principio para llevar a cabo jaripeos, lo cierto es que algunas suertes charras como los coleaderos tenían que realizarse en la llamada Calle de la Arena (un tramo de la actual Matamoros, a un costado de La Huerta). De ahí que en 1944 la Junta de Mejoras Materiales del municipio y la Asociación Regional de Charros plantearan la necesidad de anexarle un lienzo charro al viejo toril. Nuevamente, la obra se realizó por suscripción pública. Eustolio Buenavista Correa, hijo de Vicente, donó en 1946 otra fracción de terreno hacia el norte y se levantaron ahí las paredes del lienzo, aunque con mampostería de baja calidad. Una barda formada por sillares de cantera rosa procedentes de las ruinas del molino de Arroyozarco se levantó como división entre el partidero y la corraleta. En 1953 se montó la puerta que separa al lienzo del ruedo, donada por la Cervecería Modelo, que además colocó una curiosa escultura de cantera en forma de botella en una de sus jambas. Las obras en el lienzo se prolongaron por varios años hasta que el 30 de enero de 1955 fueron inauguradas por el ingeniero Salvador Sánchez Colín, gobernador del Estado de México.

Lápida que recuerda la inauguración de las obras de la Plaza Garrido-Varela en 1955.

La botella de cantera rosa, pintada con los colores de la Cervecería Modelo, en la primera mitad de la década de 1960. En la misma jamba estaba colocada la lápida de la fotografía anterior.

La botella, recuperada después de muchos años, como lucía en noviembre de 2010.

La misma botella, ahora pintada nuevamente con los colores de la Cervecería Modelo. Septiembre de 2011.

En 1974, durante las obras del Programa Echeverría de Remodelación de Pueblos, se colocó en la fachada de la plaza el arco de piedra blanca de la entrada principal, así como dos contrafuertes a cada uno de sus lados. Los paramentos de los muros se aplanaron y encalaron. Luego, entre 1981 y 1984 se ampliaron los asientos de la parte central del graderío, se colocó una nueva cubierta de lámina en la misma zona y se construyeron baños y taquillas. Entre 1985 y 1986, con vistas a la eliminatoria de la zona norte del Estado de México del Congreso y Campeonato nacional charro, se niveló el ruedo, se edificó el anillo de piedra con lo que el ruedo adquirió las dimensiones reglamentarias de 40 metros y ganó el callejón, se construyeron los cajones de jineteo, la caseta de jueces, una nueva corraleta y se colocó la puerta de la entrada principal. En 1992, se comenzó a levantar el casino (con lo que desafortunadamente se destruyó uno de los contrafuertes de la fachada), edificio que sólo sería terminado en el año 2000. Después de ello se han realizo obras relativamente menores como la recuperación de la botella de cantera (aunque está mutilada y mal colocada), barandales en el graderío, la construcción de un techo de lámina estéticamente lamentable sobre las corraletas, etcétera.

Vista interior del arco de la entrada principal, construdido en 1974, como estaba en noviembre de 2010.

En esta fotografía tomada de Google Streetview se advierte claramente el ensanchamiento de la tribuna principal llevado a cabo a principios de la década de 1980.

Vista del Casino en Google Streetview. Su construcción significó la demolición del contrafuerte ornamental derecho de la fachada de la plaza. Al frente de este Casino se levantó un portalillo que reproduce la forma de las bases y columnas abombadas del portal de la Casa de los Terreros.

Últimamente, pudimos ver en la tradicional corrida de toros del 30 de septiembre de 2011 que la Plaza de Toros Garrido y Varela había sido repintada de manera bastante criticable: el lomo de toro del anillo, tradicionalmente encalado en las construcciones aculquenses, desluce ahora pintado en rojo; la herrería negra es ahora blanca y a las puertas del anillo se les colocó el logotipo del "Camino Real de Tierra Adentro". Y todo ello sin mencionar los anuncios publicitarios que envilecen sus muros desde hace varios años.

JLB dándole un trapazo a una vaca castaña de la ganadería de Cerro Alto, en 1991 o 1992.

Aunque la Plaza de Toros Garrido-Varela no es mencionada con frecuencia entre los atractivos de Aculco, lo cierto es que es una plaza muy bella. Y no sólo eso: aunque con múltiples añadidos y transformaciones, se trata de uno de los poquísimos ejemplos de plazas de toros de origen porfiriano que quedan en el Estado de México.

De manera significativa, por lo menos en tres ocasiones se ha intentado despojar de esta plaza de toros al Municipio, su legítimo propietario, en favor de las asociaciones de charros, lo que ocurrió en 1952, 1964 y 2002. Por fortuna, ninguna de esos intentos ha prosperado.


Contraste entre el graderío antiguo y el moderno.


La tribuna principal en noviembre de 2010.

La plaza en la actualidad, en la corrida del 30 de septiembre de 2011. No es ciertamente el mejor de sus momentos, por lo menos en lo que se refiere al colorido.

Si quieres ver algunas escenas de este festejo, subido a Youtube por 777chacho, pincha aquí.

5 comentarios:

  1. Excelente información...
    Yo casi puedo asegurar (basándome sólo en mi memoria emocional) que las bases del portal de la casa de los Terreros están ahora en la entrada de ese llamado 'Casino'.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ESE INMUEBLE ESTA INSCRITO EN EL INSTITUTO DE LA FUNCION REGISTRAL COMO PATRIMONIO DE LA ASOCIACION DE CHARROS DE ACULCO, A.C. DESDE EL AÑO DE 1962. INVESTIGA ANTES DE AFIRMAR.

    TE EQUIVOCAS PORQUE EN MATERIA DE CHARRERIA Y DERECHO CIVIL ERES NEÓFITO.

    ATENTAMENTE.
    EL REGISTRADOR DEL DISTRITO.

    ResponderEliminar
  3. SABIAS QUE LA CASA DE DON JUAN LARA ALVA TIENE POR LO MENOS 75 HEREDEROS DISPUESTOS A INICIAR UN JUICIO SUCESORIO INTESTAMENTARIO, CON BUIENOS PRONOSTICOS PUES LAS INFORMACIONES AD PERPETUAM, QUE ES LA FIGURA JURIDICA BAJO LA CUAL SE ESCRITURO ABUSIVAMENTE, DEJA A SALVO DERECHOS DE TERCERO? QUE DIVERTIDO, DE AHORA EN ADELANTE DE ESO ME OCUPARE HASTA LOGRARLO.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo (¡faltaba más! ¡cómo esperar que dieras la cara!):

    Platícale lo de tus intenciones sobre la casa a quien pueda interesarle, no a mí: ni es mía ni lo será. A mí me importa que la casa que conserve en su integridad histórica y arquitectónica, como cualquier otra casa aculquense y nada más. Si tiene 75 herederos (hay que dividir entre los 15 de tu familia y da 5 en promedio, ¿no?) o cien, pues cada uno puede pelear por el ladrillo que le toca y punto.
    Suerte en tu pleito, en cuanto lo inicies sabré quién eres.

    ResponderEliminar
  5. Y al otro "Anónimo", ese que dice ser "El registrador del Distrito" y que es el mismo "Anónimo" del otro mensaje:

    1. La Asociación de Charros de Aculco intentó registrar el lienzo charro en 1964, no en 1962 como escribes (investiga antes de afirmar, dices tú) y lo único que consiguió fue el rechazo generalizado del pueblo y las autoridades locales.

    2. Gracias por la idea, en un próximo post pienso profundizar en este asunto de la Garrido-Varela, para que la gente vea cómo se las gastan ciertas personas para apropiarse de bienes municipales.

    ResponderEliminar