martes, 26 de enero de 2010

El último post



A lo largo de poco más de un año y medio, este blog se ha ocupado con verdadera pasión de la defensa y difusión del patrimonio histórico de Aculco, de la denuncia de daños a su arquitectura tradicional (protegida por la Ley), de señalar la responsabilidad de las autoridades en ese deterioro y, en fin, de describir lo que mi pueblo ha sido y, cada vez con mayor frecuencia, ya no es.

Más de un centenar de posts dan fe, creo, de una tarea cumplida que hoy llega su fin. No es una decisión precipitada: desde hace meses decidí poner un término a esta icupación y el límite lo marcaría la publicación de mi libro Ñadó, un monte, una hacienda, una historia, que ahora ha visto la luz. Las razones para no continuar son muchas, muy diversas y algunas demasiado personales como para discutirlas aquí. "Nos sobran los motivos", diría Joaquín Sabina.

No habrá a partir de hoy más posts en este blog. Aquí seguirán, sin embargo, los posts anteriores hasta que el blog se caiga de viejo. Este alejamiento, por lo demás, no se limita sólo a este sitio, sino que incluye todo asunto aculquense, por lo que posiblemente Ñadó sea mi último libro acerca de la historia de nuestro municipio. Este "posiblemente" lo subrayo, pues tengo otro par de textos casi concluidos y es posible que en algún momento lleguen a ser publicados, aunque por el momento no tengo esa intención.

Sé que extrañaré esta labor de historiador y cronista de Aculco que yo mismo me atribuí desde que era casi un niño, pero no lo deploro: me siento verdaderamente contento con lo hecho hasta aquí y bien pagado con las satisfacciones (y también con las desazones) que ese trabajo, no remunerado de ninguna otra forma, me ha dado en estos años.

Agradezco mucho a los lectores de este blog su compañía, su apoyo y comentarios, a favor y en contra. A los "tartufos" asiduos a este blog les recomiendo sinceramente que en adelante no se escondan cobardemente tras el anonimato, sino que den la cara para discutir, pelear o hasta para insultar.

No sé sí algún día volveré a escribir sobre Aculco. Sin duda me quedó mucho por tratar en este blog y en mis libros, pero es difícil que lleguen a darse las circunstancias para ese regreso, pues van algo más allá del deseo y la capacidad de hacerlo. Por ahora, sólo puedo decir con el flaco de Úbeda:

Este adiós no maquilla un hasta luego,
este nunca no esconde un ojalá,
estas cenizas no juegan con fuego,
este ciego no mira para atrás.


JLB

5 comentarios:

  1. Quéeeeee! no puede ser, yo no creo que una labor tan buena pueda dejarse así nomás, porfa date vacaciones, pero no abandones este blog que es un ejemplo para mi.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. y esta foto de donde es?

    ResponderEliminar
  3. Sólo el que escribe, tiene las razones y sentires con sus palabras plasmadas.
    Para mi es triste. Desde hace dos semanas conozco el Blog... ya se había convertido en lectura obligada.
    Aprendí mucho de Aculco.
    Un Pueblo que no conoce su memoria histórica y arquitectónica, está condenado a perder su identidad. Mucho de lo que está escrito en el Blog rescata la identidad y el amor por Aculco.
    Este adios me trae a la memoria unas líneas de un poema de la griega Nana Isaía.

    "... fue simple su regalo:
    ningún vacío entre nosotros.
    Y nosotros ¿qué hicimos con el tiempo?
    ¿qué hicimos con nosotros mismos?
    Cómo tan fácilmente
    devolvimos el regalo al cielo.
    Y después -y también esto es simple- nos encerramos por fuera."

    Cuando las palabras hayan tenido su reposo y se miren ellas mismas, tal vez quieran volver a posarse en nuestra mirada para después ser parte de nuestra memoria... y corazón.

    Gracias por que con sus palabras escritas, se incremento mi amor y cariño por ese nuestro pedazo de cielo que es Aculco.

    ¡Hasta pronto!

    Con inclinación y respeto... un lector suyo.

    ResponderEliminar
  4. La foto es de la casa que perteneció a don Domitilo Alcántara, después de don Gonzalo Ruiz, que está situada en la esquina de la Plaza de la Constituión y la Plaza José María Sánchez y Sánchez. Esta es la entrada de la casa por esta última.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que te quites del tema de Aculco pues sé que te sobran motivos y también sé que te sobra talento para dedicarlo a tareas de mayor importancia. Y ojalá que te ocupes de un tema que te yo sé que te necesita y que bien puede ser el tema para olvidarse de este pueblo.

    Espero, en poco, Aculco sea para ti como León para Llamazares: sólo un paisaje.

    ResponderEliminar