viernes, 24 de octubre de 2008

La Casa del Puente


A espaldas de la Presidencia Municipal, en la Plaza José María Sánchez y Sánchez, se pueden admirar todavía los restos de lo que fue una de las casas más elegantes de Aculco: la Casa del Puente.

Aunque muchos creen que su nombre deriva del portal de tres arcos que tiene al frente, y que comunica la plazuela con la calle de Iturbide, parece ser que en realidad su nombre deriva de un verdadero puente que se construyó a su frente hacia fines del siglo XVIII o principios del XIX para salvar las barranquillas que formaban los arroyos pluviales en este sitio, y que formaban un sumidero usado como basurero. Este descampado fue llamado Plaza José María Sánchez y Sánchez en 1912 en hornor a un memorable vecino de Aculco que en tiempos de malas cosechas adquirió grandes cantidades de maíz para su venta en el pueblo, sin obtener por ello utilidad alguna.

Hacia la segunda década del siglo XX, un Ayuntamiento vendió la parte más irregular de esta plaza, el sumidero del que hemos hablado arriba, a los propietarios de la casa que conocemos como de don Loreto Alcántara, quienes lo bardaron de inmediato. Con ello quedó fuera de la vista la barranca, pero la plaza se transformó en sólo una calle ancha que remataba precisamente en el portal de la Casa del Puente y éste quedó como único paso hacia la calle Iturbide.

Muchos años después, en 1974, cuando se construýó el nuevo Palacio Municipal en el sitio de la Casa del Quisquémel, se creó a sus espaldas una plaza al quedar inconcluso el proyecto por el que se habría levantado ahí una segunda ala del edificio. Con ello, el nombre de Plaza José María Sánchez y Sánchez volvió a cobrar sentido.

Al intentar rastrear la historia de la Casa del Puente, hemos encontrado que pudo tratarse de la casa de don Bernardo Ecala Guller, a la que a principios del siglo XIX se hacía referencia como "El Puente de don Bernardo". Ecala, navarro de origen y perteneciente a la nobleza de España, primo de Tomás de Ecala, propietario de la casa más hermosa de la ciudad de Querétaro, llegó a Arroyozarco como sobrino de uno de los jesuitas que administraban la hacienda, el padre Blas Guller. Tras la expulsión de los jesuitas en 1767, Ecala quedó a cargo de la administración de Arroyozarco, aunque con poca fortuna atribuida a su juventud e inexperiencia.

Extrañamente, al concluir su encargo en Arroyozarco, Ecala permaneció en la zona. Compró el rancho de El Judío (que aún conserva el nombre) y, presuntamente, La Casa del Puente. Hizo testamento en 1819, residiendo en Aculco, gracias al cual conocemos todos estos datos.

Durante la primera mitad del siglo XX, la casa pertenció a los Jasso, dueños también del rancho de Ávalos, cerca del salto de la Concepción. Según cuentan, era una casa muy elegante, con sótanos (lo que la distinguía de cualquier otra casa aculquense), paredes cubiertas con papel tapiz, una escalera digna de un palacio de la que todavía conocimos los restos y un gran patio rodeado por corredores con pilastras toscanas. En la segunda planta, la azotea del portal servía como terraza, mientras que sobre la calle de Iturbide se abría un mirador con columnas de madera. Esta casa era notable también por albergar el único piano de cola que existía en Aculco.

En los años 60, la casa fue adquirida por un nuevo propietario, quien parecía más interesado en hacer caso a las historias de dinero enterrado comunes a cualquier casa antigua que a conservar la casa. La demolió casi en su totalidad. Solamente se conservó la planta baja de la fachada, el gran portón claveteado, parte del cubo de la escalera, dos habitaciones hacia la calle de Iturbide y parte de los sótanos. El terreno fue fraccionado en dos porciones, una que abarca todo el portal y otra con fachada hacia la calle de Iturbide.

Así llegó a la remodelación de 1974, cuando se pintó el exterior, se arregó el portal y el interior siguió en ruinas. Por más de veinte años permaneció en ese estado, deteriorándose día a día los elementos sobrevivientes, como el gran portón de madera que desapareció hacia 1995. Poco después, los propietarios de la segunda porción que da hacia la calle de Iturbide demolieron los restos que quedaban ahí y levantaron en su sitio una casa de aspecto rústico, que reutilizó las piedras existentes en el solar.

La primera porción de la casa, la del portal, continúa abandonada. Al parecer, un litigio por herencias ha impedido la construcción de un nuevo inmueble en su lugar.

Al fondo, la Casa del Puente a principios de la década de 1970.

Este era el aspecto interior del portal de la Casa del Puente a principios de la década de 1960. El arco del fondo se abre hacia la calle Iturbide, que tiene como remate el Ojo de Agua. Nótense a la izquierda las vigas que sostenían el balcón del mirador de esta casa.

En esta fotografía de 1959, la casa muestra ya algún deterioro, pero se conserva íntegra. Obsérvese la segunda planta que asoma sobre el portal y, a la derecha, a un nivel ligeramente más bajo, parte del mirador con columnas de madera.

Fotografía actual tomada desde el mismo punto que la anterior. Como se observa, toda la construcción de la Casa del Puente tras el portal ha desaparecido. Sólo como detalle, nótese que los canales de piedra que desaguaban el propio portal fueron removidos durante la remodelación de 1974.

La remodelación de 1974 dio este limpio aspecto a lo que sobrevivía entonces de la Casa del Puente. A la derecha, la casa de don Loreto Alcántara, que al extenderse en la década de 1920 hacia la Plaza José María Sánchez y Sánchez la dejó prácticamente convertida en una calle.

Esta fotografía muestra lo que en 1974 se conservaba de la fachada principal de la casa: el portal y la portada principal en la primera de las fracciones en que se divisió la casa y dos cuartos hacia la calle de Iturbide, a los que corresponden los tres vanos de la derecha.

La misma vista, en la actualidad. Los restos de la segunda fracción de la Casa del Puente han sido demolidos y en su lugar se ha levantado una casa nueva que reutiliza algunas piedras antiguas (como las jambas y dinteles de los vanos de la planta baja). Aunque la volumetría de la casa se acerca a la original, los acabdos rústicos difieren mucho.

Aunque la fracción de la casa que corresponde al portal está tan abandonada como hace 34 años, el deterioro de este tiempo en los pocos restos subsistentes es notable: el portón de madera, conservado hasta la década de 1990, se ha perdido. En su lugar, los vanos han sido tapiados con piedras provenientes del interior de la casa. Incluso en el pequeño acceso de la izquierda se aprecia el capitel de una pilastra toscana.

Detalle de la cruz patriarcal labrada en la clave de la portada principal de la Casa del Puente. Expuesta a la humedad y al abandono, ¿cuñanto tiempo podrá sobrevir este detalle histórico y artístico de nuestro pueblo?

Vista desde el portal de la Casa del Puente en nuestros días. El espacio abierto a espaldas de la Presidencia Municipal, en el que originalmente debíó haberse construido una segunda ala de ésta, le ha dado sentido nuevamente al nombre de Plazuela José María Sánchez y Sánchez.

6 comentarios:

  1. JLB
    Hay un inmueble que albergo a la presidencia municipal o algunas oficinas del Ayuntamiento(¿Es correcto este dato?), es el que esta en la calle Pipila y Callejon de Pipila, Frente al Teatro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo:
    La antigua presidencia (que ocupaba una casa conocida como la Casa de Ejercicios que había sido construida en 1787), estaba precisamente en el sitio que hoy ocupa la Casa de la Cultura, el Teatro y una franja hacia la calle Juárez que es el único pedazo antiguo que subsiste, y en el que quedan dos portadas de cantera del edificio original. Casi toda la construcción fue demolida en 1947.

    Espero poder escribir pronto una nota sobre ese inmueble.

    ResponderEliminar
  3. Ya lei sobre la casa del ejercicio. el otro inmueble que comente anteriormente me referia a la casa que esta frente al Teatro(propiedad Familia Angeles)

    ResponderEliminar
  4. JLB, creo se refiere a la cas que está después de la paltería de don...ah,,se me olvidó el nombre (para fortuna mía las referencias de Aculco se alejan de mi vida) bueno a un costado del callejón que lleva al toril.

    O sí es más exacto, como dice el comentario frente al teatro ( ¿alguna vez ha habido teatro en Aculco?, jaja) . Bueno otra referemcia, frente a la quesería ( o donde recibe o recibia la leche Leandro Alcántara).

    Qué cosas, nuna he puesto atención a esa casa...
    Octavio

    ResponderEliminar
  5. Sí, se refieren al conjunto de las "Casas de la Palma", que van desde Manuel del Mazo hasta el callejón que se abre junto a la casa donde estaba (¿o está todavía) la paletería.

    Este grupo de casas (creo que son tres o cuatro), tienen mucha unidad arquitectónica y un estilo muy aculquense. Parte de ellas debe ser bastante antigua, pero parece ser que fue don Evodio Ángeles (padre de Gustavo, el cronista municipal) quien realmente les dio el aspecto que tienen hoy en día.

    Estas casas no tuvieron más función, que yo sepa, que la puramente habitacional. Pero ciertamente hay un detalle que las liga con el antiguo palacio municipal, además de haber sido construidas frente a él: según me han dicho,en una de ellas se encuentra colocada la antigua reja de la cárcel de aquel edificio.

    No tengo por ahora fotos de estas casas y es una lástima y un descuido imperdonable, porque cualquier día llega alguien y las modifica.

    ResponderEliminar
  6. Esa debio haber sido una hermosa contrucción!! Me encantó su crónica de este adificio. Pero hay algo que me inquieta... por que durante los años 60 no hubo cambio de dueño, a caso no le parese curioso que la haya demolido???

    ResponderEliminar