lunes, 10 de diciembre de 2018

En camino a la ruina: la capilla de Santa Ana Matlavat

Ennegrecida por los escurrimientos de lluvia, con sus paredes desconchadas y cuarteadas, los cabezales de las vigas de su cubierta podridos, sus tejas dilapidadas y rotas, la ventana de su fachada cegada con una lámina corrugada como si fuera un establo o un gallinero, sus vitrales rotos, permitiendo el paso de las palomas al interior del templo, la casa anexa a punto de caer: tal es el lamentable estado de la capilla del pueblo de Santa Ana Matlavat en diciembre de 2018.

A pocos parece importarles que esta capilla sea una de las edificaciones más antiguas de Aculco, quizá en efecto la más antigua. Ningún otro templo en todo el municipio tiene características constructivas tan claramente del siglo XVI: su ábside poligonal, sus almenas en lo alto, la curiosa ventana triangular del testero -herencia de la arquitectura gótica y románica-. Pocos parecen interesado en que este lugar esté ligado a la llamada "peregrinación azteca", como he señalado antes en este blog (si es que en efecto es el Matlahuacallan de las crónicas). A nadie parece decirle algo que este templo a punto de arruinarse contenga uno de los dos únicos retablos barrocos salomónicos de Aculco. Quizá casi nadie sepa que su presbiterio puede tener restos de pintura mural novohispana.

En otros templos de esta región el deterioro suele aparecer más por efecto del tiempo, del uso constante e incluso también por los esfuerzos mal encaminados para preservarlos. Pero parece como los vecinos de Santa Ana hubieran decidido simplemente abandonar esta capilla a su suerte, para que caiga y se olvide. Atravesando el atrio hay otro templo de construcción mucho más reciente, grande, vulgarmente suntuoso y estéticamente horrible, en la que la gente concentra sus cuidados, sin percatarse de que deja que se pierda lo verdaderamente valioso, lo irrepetible, lo que forma la raíz del lugar y que una vez que se destruya jamás podrá reconstruir.

Con todo, sé que hay algunos santanenses que buscan conservar su legado histórico. Este es el momento en que deben actuar, buscando de todas las maneras posibles que la comunidad y las autoridades se involucvren en su conservación y restauración. Sería muy lamentable que la capilla de Santa Ana Matlavat, única y con casi 500 años de vida, muriera en esta generación después de haber visto pasar tantas otras.

2 comentarios:

  1. Hola, reportándome, ya regresé a escribir, un saludo. no he dejado de leer sus publicaciones en estos meses, aunque también han sido muy pocas.

    Ya se vendió el mapa de Aculco que reseñó en la entrada pasada, por 60,000 pesotes, entiendo perfectamente que esté fuera de las posibilidades de un particular, pero... ¿A poco no era accesible para una administración municipal o estatal? Creo que un gasto así sería muy justificable, por ser el documento gráfico antiguo más valioso que se pudiera obtener (y exhibir al público)pocas veces tienen los gobiernos de reivindicar un gasto como en estas ocasiones, si no gastaron en el plano, podemos imaginarnos el destino de la capilla.

    Un gusto comentar en tan distinguido espacio.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por escribir, José Luis. Sí, en efecto aquel mapa se vendió. Por lo menos pude conseguir una imagen con mejor resolución que me permite leerlo todo, pero sí es una lástima que ni el municipio ni el estado se interesen por adquirir un documento de ese valor.
    Han sido pocas las publicaciones de este año principalmente por exceso de trabajo, sobre todo en los últimos meses. Pero en fin, espero terminar el año por lo menos con un promedio de una publicación cada dos semanas.
    Sobre la capilla de Santa Ana, tengo la esperanza de que los propios vecinos se organicen y logren asegurar su conservación.

    ResponderEliminar